Juventud Obrera Cristiana - Nº 23. Octubre 2014

Juventud Obrera

Nº 23. Octubre 2014

El trabajo significativo y decente es vital si los adultos jóvenes esperan formar familias sanas y estables. El trabajo y la vida familiar "deben unirse entre sí correctamente y correctamente compenetrarse. El trabajo es, en un cierto sentido, una condición para hacer posible la fundación de una familia, ya que ésta exige los medios de subsistencia, que el hombre y la mujer adquieren normalmente mediante el trabajo" (Laborem exercens, No. 10). Sin embargo en España y otros muchos países, la precariedad laboral y la temporalidad ya no parece una etapa transitoria para los jóvenes, ese paso previo que te decían era necesario para alcanzar un empleo estable. Ahora es algo transversal al mercado laboral.

Y así nos encontramos jóvenes, incluso que pasan ya los 30, que siguen encadenando becas y trabajos en prácticas durante años con la esperanza de que terminen en contrataciones que no llegan. El sentimiento generalizado es de angustia por mirar al futuro y no ver perspectiva.

Ante esta situación, de desempleo abrumador, escaso trabajo y además precario, mal remunerado y a veces hasta gratuito con la promesa de obtener un contrato "si la cosa funciona bien", no es de extrañar que muchos/as jóvenes estén emigrando. Frente a lo que algunos políticos y empresarios denominan espíritu aventurero, es muy importante distinguir "si se trata de búsqueda voluntaria de oportunidades en el extranjero, o emigración impuesta por unas condiciones económicas y laborales que te impiden sobrevivir y construir un proyecto de vida autónomo. Porque se trata de un drama para el país y para las personas que se ven forzadas a irse" (Javier Pueyo, vicepresidente del Consejo de la Juventud de España, 13/10/2012 en Huffington Post).

Con ocasión del Día del Trabajo que se celebró en los Estados Unidos este uno de septiembre, los obispos de este país emitieron un comunicado con el lema: “El futuro de los jóvenes se llama trabajo”. En el mensaje señalaro siguiendo al Papa Francisco, que rechazan una economía de la exclusión y abrazan la verdadera cultura del encuentro, sosteniendo las políticas y las instituciones capaces de crear puestos de trabajo dignos, con justos salarios y que promuevan la formación y la estabilidad de las familias.

“El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de una persona; el trabajo nos llena de dignidad y nos hace semejantes a Dios, que ha trabajado y trabaja, que actúa siempre; además el trabajo da la capacidad de mantener a uno mismo y a su familia y de contribuir al crecimiento del propio país”. ( Papa Francisco, 1 de mayo de 2013).

Comments

Juventud Obrera Cristiana (JOC)
Alfonso XI, 4 - 6º. 28014 Madrid
CIF: R-2800570-J