Juventud Obrera Cristiana - Nº 18. Diciembre 2013

Juventud Obrera

Nº 18. Diciembre 2013

Somos conscientes de que existe un alejamiento entre la Iglesia y los jóvenes, y que son muchos los retos que tenemos.

En el contexto actual, y echando la mirada a nuestro alrededor, podemos observar que por un lado existe una imagen de la Iglesia como institución alejada de la vida concreta de la mayoría de las personas, y también de los jóvenes, y que por tanto no está dando respuesta a sus inquietudes, necesidades y problemas; que es percibida como una Institución que controla, que es autoritaria, que reprime y discrimina, que tiene estructuras rígidas de poder y por tanto acciones incoherentes y poco evangélicas.

Por otro lado, observamos cómo la cultura individualista y materialista patente en nuestra sociedad, está en contraposición con la Fe y el Proyecto de Jesús que pone en el centro a la persona y su dignidad, y que promueven una vida de acción y compromiso que no busca la comodidad y es exigente. En el contexto socio-cultural actual, el predominio de la superficialidad nos empuja a que busquemos evadirnos y que no nos interroguemos sobre la vida y lo que acontece, nos alejamos de la actitud de búsqueda, de lo espiritual y contemplativo, y de las convicciones que nos realizan y animan al compromiso con otros.

Por ello, vemos que afrontar el anuncio de la Buena Noticia a los jóvenes requiere de creatividad, presencia, testimonio. Y también de atender al momento vital de cada joven, igual que Jesús miraba a su alrededor y salía al encuentro de la gente, atendiendo a sus circunstancias, situándolas en el horizonte del Reino de Dios. Vemos que la adhesión o el rechazo de Jesús, no tiene que ver únicamente con el terreno de la ideas, sino especialmente con el del ejemplo y la experiencia. Jesús no fue maestro sólo por sus palabras, si no sobre todo por sus obras. Habló de dignidad, y fue denuncia profética. Y cuando algo se entiende, se experimenta, es coherente y vale la pena, mueve el corazón de las personas.

Creemos que es necesario saber y estar en disposición de escuchar a los jóvenes, sus críticas y sus aspiraciones. Que tegan voz, protagonismo y corresponsabilidad. "Por favor, no dejen que otros sean los protagonistas de los cambios, ustedes son el futuro. No sean cobardes, no 'balconeen' la vida, no se queden mirando desde el balcón sin participar, entren en ella, como hizo Jesús y construir un mundo mejor y más justo" (Palabras del Papa Francisco a los jóvenes).

Comments

Cookies

Juventud Obrera Cristiana (JOC)
Alfonso XI, 4 - 6º. 28014 Madrid
CIF: R-2800570-J